Síguenos en

Todo lo que necesito son vacaciones" se dice a usted mismo al terminar otro día sin fin en la oficina. Pero los festivos y vacaciones realmente relevan el sindrome de burnout del empleado? Según un estudio, si lo hacen, por un rato.

Marian Jones. Psychology Today

"Todo lo que necesito son vacaciones" se dice a usted mismo al terminar otro día sin fin en la oficina.

Pero los festivos y vacaciones realmente relevan el sindrome de burnout del empleado?

 

Según un estudio, si lo hacen, por un rato.

Los investigadores de la Universidad de Tel Aviv de Israel examinaron a 76 trabajadores de cuentas y de contabilidad de una empresa sobre sus niveles del agotamiento antes, durante, y después de las vacaciones de dos semanas.

El Burnout caía agudamente durante el receso, los investigadores reportan en la revista de psicología aplicada pero los efectos beneficiosos de las vacaciones comenzaban ya a disiparse apenas tres días después de que los trabajadores volvieron a sus trabajos.

A las tres semanas, los empleados se sentían tan tensionados como antes de las vacaciones.

 Aunque pocas compañías son proclives a conceder vacaciones cada tres semanas, estos resultados sugieren un alternativa: cortes cortos y frecuentes. "puesto que los respiros del trabajo disminuyen el burnout, cuanto más respiros usted consigue, mayores son las ventajas." dice Mina Westman, Ph.D., uno de los investigadores.

¿Y si su jefe no está de acuerdo? Mencione que los estudios anteriores han demostrado que las vacaciones estimulan el funcionamiento y disminuyen el ausentismo.

Por lo tanto desde la perspectiva de la compañía, las horas liberadas para los empleados puede ser tiempo bien gastado.